Cuando reformar la instalación eléctrica

A la hora de hacer una reforma hay que tener en cuenta las instalaciones eléctricas, ya que por motivos de seguridad y eficiencia siempre deben estar en correcto funcionamiento. Si estás se encuentran en mal estado, puede conllevar a incendios o electrocución, por lo que es mejor pensar en una reforma para así conseguir una vivienda mucho más favorable.

El cuadro de distribución es el más importante de la red eléctrica, ya que solo puede ser intervenido o reparado por profesionales electricistas, ya que los puntos de luz de la vivienda se van dividiendo en varios circuitos que llegan a las habitaciones, cocina y baño. Estos circuitos están controlados por los dispositivos llamados PIAs, que saltan y se desconectan cuando hay una sobrecarga en el sistema, todos a su vez controlados por el interruptor general de potencia.

A la hora de calcular la potencia que necesitas contratar, hay que tener en cuenta la superficie de la vivienda, los electrodomésticos que se dispone, el tipo de calefacción y el aire acondicionado. Si se tiene todos esos aparatos hay que tener en cuenta que hay que contratar más de 5730 V a 230 W que es la potencia que suele ir contratada con el inmueble.

Dependiendo de los aparatos que haya conectados, se debe pensar en una potencia o en otra, ya que depende de algunos tipos de electrodomésticos que piden muchos más vatios.

Si estás pensando en renovar las instalaciones, hay especialistas que recomiendan hacerlo cada diez años, aunque es un poco exagerado en la actualidad. Depende mucho si los materiales están homologados y si la instalación se ha hecho correctamente, por ello hay que tener en cuenta estos puntos para saber si es conveniente hacer una renovación de las instalaciones.

Las instalaciones empotradas y vistas por canaletas son varios tipos de instalaciones eléctricas, unas que van empotradas y otras que discurren por regatas en la pared, para luego colocar los tubos dentro de los que irán los cables eléctricos.

Las instalaciones por canaletas son más fáciles y rápidas, pero quedan a la vista, aunque hay sistemas elegantes y discretos para que no se noten. Lo bueno de este sistema es que si hay algún error no hay que picar la pared, por lo que solo hay que abrir el tubo arreglar y seguir usando.

La electricidad en la cocina y el baño puede ser problemática, ya que la humedad no viene bien a las redes eléctricas, en la cocina, se establecen normalmente cuatro circuitos diferentes, cada uno con un diferencial diferente, además de un circuito de horno y cocina y uno de lavadora y lavavajillas. La distancia siempre debe ser como mínimo de 100 cm.