Multas por enganchar la luz

Popularmente se utiliza la expresión “enganchar la luz” a aquella actividad ilícita que se efectúa con el fin de obtener el servicio de energía eléctrica de forma gratuita o pagando una menor cantidad de dinero utilizado diferentes técnicas como adulterar o modificar la lectura de consumo del contador o utilizar una vía de suministro energético que no posea contador.

Muchos individuos se ven tentados a cometer este tipo de fraude eléctrico dado a ciertas circunstancias, como los paulatinos aumentos del precio del kWh y por consiguiente de las facturas de este servicio. Igualmente, durante la crisis económica que afecto significativamente al país se evidencio un aumento de los enganches o fraudes eléctricos durante los meses invernales, dado a que en este tipo de épocas se requiere un mayor consumo de energía para poder obtener la confortable calefacción.

Ahora bien, ninguna de las situaciones y variables anteriormente descritas representa excusas justificadas para cometer las estafas eléctricas, ya que al intentar ahorrar dinero con este tipo de dolo podemos obtener el resultado opuestos dado a que las penalizaciones por enganchar la luz son multas altamente costosas.

Tipos de estafas eléctricas y las multas por este delito

Las dos formas de estafar o cometer fraudes de tipo eléctrico son los enganches ilegales a la red de suministro de otro consumidor o el sabotaje del contador para que este emita una lectura subestimada del consumo eléctrico.

Los dos fraudes anteriormente descritos son sancionados por las autoridades pertinentes mediante multas económicas y medidas radicales como el corte total del suministro de energía.

Cuando las distribuidoras del servicio de energía eléctrica descubren que uno de sus clientes está cometiendo un dolo reprochable, esta se encargara de multarle con una cifra montaría establecida por el cálculo de unas seis horas de consumo diario durante un año, por ello el monto de dicha penalización dependerá de la potencia que se encuentre estipulada en el contrato, siendo la media unos mil a mil quinientos euros.

Se considerará fraude eléctrico cualquier tipo de modificaciones y manipulaciones que se le haya realizado al contador, ya que este elemento de las instalaciones eléctricas solo debe ser controlado por electricistas autorizados.

Todas estas multas y penalizaciones estarán destinadas al titular del contrato firmado con la compañía suministradora del servicio de energía eléctrica. Un contrato que te recomendamos que sea escrito por un abogado derecho civil Rivas Vaciamadrid.

Los consumidores son los más afectados por estos fraudes

No creas que al hacer un fraude perfecto logrando obtener energía eléctrica sin pagar por la misma estas afectando a las compañías suministradoras de este servicio, ya que estas empresas protegen sus intereses económicos a cabalidad, por ello han establecido en las facturas una cuota destinada a cubrir las pérdidas de energía eléctrica.

Estas “pérdidas” reflejan aquellos kilos-watts de energía que se han desperdiciados en la red de distribución de electricidad ya sea por averías en la misma o por los enganches ilícitos y demás tipos de fraudes que cometen algunos usuarios. Esto significa que mientras más usuarios cometan fraudes eléctricos la compañía incrementara dicha cuota en las facturas de cada uno de sus clientes, por lo que las consecuencias de los “enganches de luz” las deben padecer los consumidores.